Tres motivos para documentar un proyecto software… y cualquier otro proyecto…

Es una buena práctica, sin discusión, documentar el software. Una buena práctica que, por desgracia, tiende a no ejercerse y que no es fácil ni de promover ni de auditar…aunque si sufrir su ausencia. Hay razones evidentes de legibilidad, de mantenibilidad, de facilitar la transferencia y colaboración entre diferentes programadores, de legado a quien venga…