Cerebro y corazón en la transformación digital